Cosas a tener en cuenta para conducir bajo la lluvia

seguridad-vial

Es la lluvia la condición climatológica más frecuente y la que más accidentes causa. Lo primero que debe hacer, ante las primeras gotas de lluvia, es reducir la velocidad y aumentar la distancia de seguridad. Para mejorar la visibilidad, no olvide encender las luces de cruce.

En esta época no solo hay menos horas de luz solar, cuando llueve se reduce la visibilidad y empeora la nitidez con la que se percibe la circulación. Además, la disminución de la adherencia exige aumentar la distancia de seguridad y reducir la velocidad para evitar el acuaplanin. De hecho, en siete de cada diez accidentes con mal tiempo, llovía. Le aviamos de los principales riesgos y cómo debe actuar.

 

Menos visibilidad y adherencia

Si lleva el parabrisas sucio por las salpicaduras de agua, barro y grasa, cuando ponga en funcionamiento las escobillas se puede formar una capa sucia que impedirá la visibilidad. Y si no toma precauciones para que no se empañen los cristales, puede quedarse drásticamente sin visión del exterior.

Tenga en cuenta que las primeras gotas, al mezclarse con el polvo y la grasa del asfalto, harán que la adherencia sea crítica, pero mejorará algo si sigue lloviendo, haciéndose más uniforme. Cuanto mayor sea el agua acumulada en el firme, las distancias de frenado se alargarán. Pero cuidado, porque si llueve torrencialmente o existen “bañeras” en la carretera, el coche puede hacer acuaplanin y patinar sin dirección. Además, al circular por zonas con balsas de agua, la humedad podría afectar a las pastillas y a la eficacia de los frenos.

Cómo actuar

Para mejorar la visibilidad, encienda el alumbrado de carretera para hacerse más visible a los demás; incluso el de antiniebla trasero si la lluvia es muy intensa y los coches levantan una cortina densa de agua. Evite las salpicaduras aumentando la distancia de seguridad; y cuando active el limpiaparabrisas, hágalo con abundante líquido. Antes de arrancar, limpie todos los elementos del coche que le permiten ver (parabrisas, espejos y faros) y ser visto (intermitentes y la totalidad del sistema de alumbrado. Y para evitar el empañamiento, active toda la potencia del climatizador o del aire acondicionado y dirija el chorro hacia los cristales; una bayeta puede ser un buen complemento.

Para adaptarse a la pérdida de adherencia, Aumente la distancia de seguridad y reduzca la velocidad, especialmente en zona de curvas; si se ve obligado a frenar sin ABS, procure hacerlo en línea recta y suelte los frenos antes de empezar a girar el volante. Y si se produce el acuaplanin y patina el coche, sujete firmemente el volante, no haga movimientos bruscos, no frene (ni siquiera con ABS) y levante suavemente el pie del acelerador. Por otro lado, compruebe de vez en cuando que sus frenos funcionan bien y si fallan por el agua o la humedad, séquelos pisando repetida y suavemente el pedal del freno.

 

Fuente | Revista DGT