Sistemas de ayuda para conducir

10 sistemas de asistencia a la conducción imprescindibles

Desde funciones que mejoran nuestra visión, hasta sistemas que nos avisan de cualquier situación peligrosa o anormal, los sistemas de asistencia a la conducción son el aliado perfecto para nuestra seguridad a bordo . Analizan constantemente nuestro entorno y comportamiento al volante para detectar situaciones peligrosas. Pero van un paso más allá. Si la situación se vuelve crítica, avisan, nos ayudan e incluso intervienen de forma automática con el fin de evitar una colisión. 1. Cambio automático de luces

Cambio de luces largas a cortas

Detecta el tráfico en sentido contrario, al igual que los vehículos precedentes y, de manera automática, cambia de las luces largas a las luces de cruce. Una vez que la carretera está libre, vuelve a poner las luces largas.

2. Cambio involuntario de carril (LDW)

 

Alerta al conductor si abandona el carril por el que va circulando sin accionar antes los intermitentes, lo que se identifica como una distracción. El sistema es capaz de detectar las líneas del carril gracias a una serie de sensores de infrarrojos situados en la parte inferior del vehículo o bien mediante una cámara situada generalmente en el espejo retrovisor interior. Es desconectable y funciona sólo a partir de una determinada velocidad.

3. Head Up Display (HUD)

 

 

Es un sistema que procede del mundo de la aviación. Proyecta en el parabrisas del vehículo, a la altura de nuestros ojos, la información más importante del cuadro de instrumentos (velocidad, indicaciones de navegación…). De esta manera, el conductor no tiene que apartar la vista de la carretera.

4. Detector de ángulo muerto (BLIS)

Alerta, de manera visual o sonora, de la presencia de vehículos en el ángulo muerto. Algunos lo hacen de forma continua, mientras que otros se limitan a hacerlo sólo en el momento en el que el conductor activa el intermitente para efectuar un cambio de carril.

5. Control de velocidad de crucero adaptativo (ACC)

Es una evolución del control de velocidad de crucero, que regula la velocidad a la que queremos circular de manera automática. El ACC controla también, con la ayuda de un radar, la distancia con respecto al vehículo que nos precede, frenando incluso para mantener esa distancia de seguridad.

6. Asistente para el aparcamiento

El vehículo detecta plazas de aparcamiento libres con el tamaño adecuado (longitudinal, transversal y diagonal). Aparca automáticamente el vehículo en la plaza tras la aprobación del conductor, utilizando independientemente el freno y la dirección.

7. Control de presión de los neumáticos (TPMS)

Unos sensores colocados en cada rueda miden la presión de inflado y la temperatura del neumático. Estos datos se envían constantemente a una centralita y, si la presión disminuye en uno o varios neumáticos, advierte al conductor mediante señales ópticas y/o acústicas.

8. Ayuda al arranque en pendiente

Es una función del Programa Electrónico de Estabilidad (ESP) que ayuda a mantener el coche estable en una pendiente durante unos segundos mientras el conductor levanta el pie del pedal de freno y lo lleva hacia el acelerador para iniciar la marcha. Así, se evita que el coche se vaya hacia atrás y, de paso, elimina el estrés que supone para muchos conductores arrancar en una pendiente.

9. Frenada automática de emergencia en ciudad (AEB)

A bajas velocidades, el sistema puede prevenir colisiones por alcance mediante una frenada automática. Un radar detecta la presencia de obstáculos en la calzada y, en centésimas de segundo, es capaz de analizar si con la velocidad a la que nos movemos y la distancia al obstáculo, la colisión es inminente. Si es el caso, y antes de que el conductor reaccione, el sistema acciona el freno para evitar el golpe.

10. Sistema de reconocimiento de señales (TSR)

Muestra la velocidad permitida en cada tramo, así como las prohibiciones de adelantamiento. La solución para ello es una cámara de vídeo, situada generalmente a la altura del espejo retrovisor interior, que procesa las imágenes de la carretera y las muestra, bien en el cuadro de instrumentos o en el sistema de información proyectada en el parabrisas (HUD).